martes, 19 de noviembre de 2013

¿El PC ha muerto?



"El PC ha muerto". Uno de los titulares sensacionalistas más comunes a lo largo de estos últimos años (y no tan últimos) ha sido aquel que daba por muerto a una plataforma que ha parido obras maestras como Quake, Half Life, Doom y un largo etcétera de títulos que no sólo han sido geniales de por sí, sino que han sentado cátedra y han contribuido al desarrollo de la industria, ya sea sirviendo de ejemplo para otros creadores y mentes de este mundillo, o bien ayudando a situar el listón en una posición elevada para tener como punto de referencia creaciones de altísima calidad como las anteriormente mencionadas.

Resulta fácil aferrarse a clásicos de antaño para utilizarlos como argumentos con los que defenderse en nuestros días, pensarán algunos. Sin embargo, no sólo de glorias pasadas vive el PC. Poco a poco vamos viendo cómo más y más títulos se benefician de sus bondades y no sólo derivadas de la obvia potencia superior que alberga en su interior, sino por lo accesible que resulta emprender un proyecto en esta plataforma.

Claro ejemplo de ello lo vemos en ese mercado que está experimentando un auge sorprendente en los últimos tiempos, el de los juegos "Indie". Creados por personas que con grandes ideas, un presupuesto limitado, o muy limitado en la mayoría de ocasiones, son capaces de brindar experiencias a los jugadores que otras empresas con mayor personal y, por supuesto fondos, no logran ofrecer.

La catapulta de este mercado, aparte del indudable talento de los desarrolladores, han sido plataformas como Kickstarter, Steam y su Greenlight y otros medios los cuales han permitido que personas con fuertes motivaciones y grandes proyectos en mente puedan llevarlos a buen puerto sin demasiadas complicaciones. Obviamente en casos como los relativos al crowdfunding la suerte es un elemento a tener en cuenta ya que, por buenas intenciones que se tengan para con el proyecto, no siempre pueden verse materializadas ya que o bien no han conseguido captar la atención o simplemente sus responsables no han sabido venderlas.

Así pues, al cóctel que llamaremos "el PC está en auge" hemos de añadirle el primer ingrediente, y es un mercado Indie en constante crecimiento. Además de este condimento, cabe añadir que, tal y como señalábamos anteriormente, son cada vez más los estudios que ven el PC como la plataforma óptima donde llevar a cabo sus obras.

Otro ingrediente sería el precio. Si nos detenemos un momento a comparar cuánto cuesta un PC apto para el gaming y una consola es obvio que la consola es más barata y en ocasiones mucho más si el PC que deseamos montar es de gama alta. No obstante, a medio - largo plazo observamos, sin hacer demasiadas cuentas, que el presupuesto que invertimos y que inicialmente podía parecer mucho mayor en PC, resulta inferior en compatibles. Si bien es cierto que el desembolso inicial en dicha plataforma es mayor en la mayoría de casos comparándolo con el realizado en consolas, el precio de los juegos, el hecho de no pagar por el online y la mayor cantidad de juegos gratuitos que encontramos no hacen sino confirmar que más tarde o más temprano acabamos gastando más dinero en consolas.

Incidiendo en el precio de los juegos, hay que mencionar la diferencia en muchos casos abismal que existe entre las versiones de juegos de compatibles con las consolas de sobremesa. Aparte de ello, tenemos también ofertas como la citada Steam y otros lugares que ya sea en formato retail o físico, ofertan juegos muy baratos y con relativamente poco dinero podemos adquirir un suculento puñado de títulos.

Otro tópico muy manido ha sido aquel que asocia el PC con la incomodidad, con el hecho de sentarse en una silla de tortura mientras que en consolas se puede disfrutar perfectamente desde ese cómodo sofá del IKEA. Cabe señalar con respecto a esto que no sólo los jugadores de consola pueden sacarle partido a los sillones de la marca sueca, el ordenador es una máquina igual o más práctica y puede colocarse debajo del escritorio de nuestra habitación, pasando por ponerlo en el despacho o incluso, y esto es lo que les resulta increíble a muchos, en el salón junto con la TV de 40".

De éste último párrafo podemos extraer pues, que la comodidad no es inexistente y depende de nosotros mismos y de la forma en la que queramos usar nuestro ordenador.

Concluyendo, se puede decir que el PC, lejos de estar muerto, vive nuevamente una edad de oro, entre otras cosas, por la comodidad que ofrece. Cabría mencionar en este apartado las futuras máquinas de Steam o mejor dicho, las Steam Machines, una suerte de PC consolizados para aquellos reticentes al ordenador que no desean devanarse los sesos sobre qué piezas montar, qué marca de gráfica es mejor, qué procesador rinde más. Además de ello, el precio junto con el aumento del número de juegos que van lanzándose en esta plataforma, no ya sólo los mencionados Indies, sino títulos exclusivos o multiplataformas que únicamente veían la luz en consola pero que poco a poco sus desarrolladores se van animando a traeros a compatibles, propician que el PC sea un entorno muy favorable para acoger una de nuestras principales aficiones, los videojuegos.

Que no os engañen, el PC no tiene un pie y medio en la tumba, tiene un pie y medio en cada salón, habitación o despacho de los jugadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario